El 2018 es el año de consolidación y aceptación de la Facturación Electrónica en Colombia El 2018 es el año de consolidación y aceptación de la Facturación Electrónica en Colombia
Fuente: Alejandra Piña En 10 meses las empresas colombianas deben tener como único registro contable la Facturación Electrónica para dar  cumplimiento al decreto 2242... El 2018 es el año de consolidación y aceptación de la Facturación Electrónica en Colombia

Fuente: Alejandra Piña

En 10 meses las empresas colombianas deben tener como único registro contable la Facturación Electrónica para dar  cumplimiento al decreto 2242 de la DIAN. Es por eso que este 2018 será el año de la consolidación y aceptación de este nuevo modelo contable, puesto que a la fecha solo el  3% de las empresas del país han iniciado el proceso, según un estudio realizado por SERES, pionero y especialista en intercambio electrónico seguro de documentos y uno de los 40 proveedores autorizados por la Dian para la ejecución de la nueva modalidad.

El 2017 el volumen total de facturas electrónicas en Colombia ascendió a 536.000 documentos y el valor bruto de las ventas con esta modalidad  superó los $7.02 billones. Año que se  caracterizó por ser un período de alto impacto informativo y de contrastes; sobre todo para aquellos empresarios que aún  no han adoptado la medida que les dará seguridad y rapidez en la emisión de comprobantes, simplificará los procedimientos administrativos, reducirá los errores en el proceso de generación y entrega y recepción de documentos.

El estudio de SERES se realizó durante ocho meses continuos, con una muestra de 900 empresas de los sectores de Telecomunicaciones, Productos y Servicios, Agropecuario, Textil, Calzado, Tecnológicos, Portuario y Petrolero, entre otros. Estas empresas que sirvieron como referencia están distribuidas en 16 departamentos del país, siendo Antioquia, Valle del Cauca, Cundinamarca  y Bogotá D.C. las más relevantes, por su amplia concentración de grandes compañías.

Tipología de empresas

El 10% de las compañías consultadas pertenecen al sector de  pequeñas empresas. El resultado en esta categoría fue que nadie utiliza la factura electrónica. Mientras que un 36.4% corresponden al universo de medianas empresas, resultando que en un 1.96% operaban con el intercambio electrónico de documentos y el 90.2% aún estaban con el método tradicional; el papel.

En 10 meses las empresas colombianas deben tener como único registro contable la Facturación Electrónica para dar  cumplimiento al decreto 2242 de la DIAN. Es por eso que este 2018 será el año de la consolidación y aceptación de este nuevo modelo contable, puesto que a la fecha solo el  3% de las empresas del país han iniciado el proceso, según un estudio realizado por SERES, pionero y especialista en intercambio electrónico seguro de documentos y uno de los 40 proveedores autorizados por la Dian para la ejecución de la nueva modalidad.

El 2017 el volumen total de facturas electrónicas en Colombia ascendió a 536.000 documentos y el valor bruto de las ventas con esta modalidad  superó los $7.02 billones. Año que se  caracterizó por ser un período de alto impacto informativo y de contrastes; sobre todo para aquellos empresarios que aún  no han adoptado la medida que les dará seguridad y rapidez en la emisión de comprobantes, simplificará los procedimientos administrativos, reducirá los errores en el proceso de generación y entrega y recepción de documentos.

El estudio de SERES se realizó durante ocho meses continuos, con una muestra de 900 empresas de los sectores de Telecomunicaciones, Productos y Servicios, Agropecuario, Textil, Calzado, Tecnológicos, Portuario y Petrolero, entre otros. Estas empresas que sirvieron como referencia están distribuidas en 16 departamentos del país, siendo Antioquia, Valle del Cauca, Cundinamarca  y Bogotá D.C. las más relevantes, por su amplia concentración de grandes compañías.

Tipología de empresas

El 10% de las compañías consultadas pertenecen al sector de  pequeñas empresas. El resultado en esta categoría fue que nadie utiliza la factura electrónica. Mientras que un 36.4% corresponden al universo de medianas empresas, resultando que en un 1.96% operaban con el intercambio electrónico de documentos y el 90.2% aún estaban con el método tradicional; el papel.

Las empresas, sobre todo las grandes, han tomado en consideración la puesta en marcha de un proyecto para 2018, aunque debería existir una mayor demanda. Se vislumbra que aún falta mayor información y campañas de difusión para su desarrollo.

No obstante, este 2018 muchos empresarios tiene el reto de implementar la medida, que permitirá al sector privado optimizar tiempo, reducir costos asociados a la emisión, envío y almacenamiento de factura y facilitar los procesos contables para cumplir con las obligaciones tributarias.

Hasta la fecha, la Dian ha logrado sensibilizar a 7.379 empresarios y profesionales de las áreas contables de las diferentes compañías y se han capacitado más de 2.000 funcionarios en el país.

Beneficios

Hay múltiples beneficios para las empresas que implementen la factura electrónica, por nombrar algunas de ellas: Tiempos de entrega de una factura pasan de días a minutos, mejora en la calidad de datos, incrementar exponencial en el proceso de aceptación y rechazo de la factura, mejorando el tiempo de contabilización de la factura de hasta tres días, medir el impacto positivo en el flujo de caja por la mejora en el tiempo de contabilización y reducción en costos asociados con facturación de hasta 85 %, entre otros.